Experiencias

Este estudio convierte edificios centenarios de Japón en minimalistas casas de huéspedes

El estudio Maana Homes transforma casas olvidadas en auténticas joyas donde dormir y encontrar paz

A diferencia de los edificios de nueva construcción en Japón, hubo un tiempo en el que la casas de pueblo tradicionales japonesas se construían con materiales simples pero de calidad (como la madera y la arcilla) y estructuras resistentes para que vivieran allí muchas generaciones. Algunas de esas casas centenarias hoy sobreviven a su suerte perdidas en ciudades como Kyoto.

El estudio de arquitectura de Irene y Hana Chang, Maana Homes se dedica a rescatar toda esa belleza descuidada y darle una nueva vida, aunque eso sí respetando el estilo minimalista de la cultura japonesa. De momento han realizado dos proyectos, Maana Kyoto y Maana Kamo.

 

Y, curiosamente, su proyecto se inició viajando por España, como ellas dicen comiendo jamón y bebiendo vino. Viajando justamente se dieron cuenta de que el nuevo tipo de hospitalidad debía inspirar y que el lujo no era otra cosa que una mente en paz.

© Maana Homes
Antes…

La primera de las casas que restauraron se encontraba cercana al río Kamo que ellas transitaban a diario, justo a 10 minutos a pie del templo Kiyomizu y del distrito de Gion. Y se trataba de una machiya, una casa tradicional adosada de madera. Para hacerse una idea del tiempo que lleva en pie hay que saber que algunas de ellas pertenecen al periodo Heian, que transcurrió entre el año 700 y el 1100.

“Estaba muy descuidada, revestida con elementos de vinilo en las paredes, techos de baldosas y tarimas rotas. Retiramos todo para poder ver su construcción original de vigas de madera y paredes de arcilla. Preservar y resaltar la belleza imperfectamente envejecida de la casa es la columna vertebral de nuestra filosofía de diseño”.

© Maana Homes
Después.

Su propósito es el de silenciar el ruido interior, por eso prácticamente las dejan con lo necesario. “Nuestra intención es diseñar espacios visualmente silenciosos al tiempo que proporcionamos todas las funciones necesarias para una vida moderna y alegre”, añaden.

La casa de Kamo tardó un año en acabarse, y entre algunos de los cambios más evidentes que llevaron a cabo, señalan la cocina abierta y funcional pero con todos los electrodomésticos escondidos y acabada con la técnica japonesa de lacado de madera, llamada Urushi. Donde se encontraba la antigua cocina ellas crearon un elegante baño con tocador y una ducha doble que da a un jardín privado. Mientras que en el proyecto de Maana Kyoto apostaron por una bañera también con vistas a un jardín japonés.

Las habitaciones son otras de las estancias más versátiles de estas casas de huéspedes, que por supuesto, están esperando que los españoles podamos volver a viajar a Japón (eso nos dicen sus creadoras). Se trata de una habitación capaz de convertirse en un espacio de yoga o meditación.

“Los elementos decorativos se mantienen al mínimo. Más bien, optamos por pequeños objetos antiguos que reflejan un estilo de vida rústico y humilde”.

© Maana Homes
¿Con ganas de viajar a Japón, verdad?

Su otro gran proyeyo, Maana Kyoto se encuentra cerca de la estación de Kyoto. “Esta es una tranquila zona residencial que se encuentra a 10 minutos en coche de las atracciones más turísticas, y se puede subir fácilmente con el tren a Arashiyama y Fushimi”.

En este caso, las habitaciones de Maana Kyoto también conservan los techos originales, los marcos de las ventanas y las pantallas shoji que se restauraron. Además, añadieron un moderno bonsái seco frente a la cama o tatamis. Pero fieles a su estilo, lo más importante era garantizar un espacio tranquilo.

Estamos influenciadas por muchas de las grandes enseñanzas del budismo zen, la tranquilidad es un estado mental que se refleja en los entornos de vida japoneses. Tranquilidad en el corazón y claridad de la mente, estas enseñanzas y filosofías son una profunda inspiración para todos nuestros proyectos en Maana”. Por eso, en estas casas de huéspedes hay pocas habitaciones, en Maana Kamo solo hay dos con capacidad para tres futones, y en Kyoto, dos habitaciones con capacidad para cuatro.

© Maana Homes
Un baño para quedarse a vivir en Japón.

Cortesía: traveler

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba